965 08 80 22

Coches de combustión

¿Cuánto contaminan los vehículos de combustión?

escrito por @Pedro Lérida

¿Contaminan tanto como creemos?

Hoy vamos a tratar uno de los temas que más duda genera dentro de la automoción.

Como hemos hablado en artículos anteriores, los vehículos eléctricos y los combustibles alternativos ya están entre nosotros como alternativa a los combustibles tradicionales, el diésel y la gasolina.

Pero, ¿tanto contaminan los motores diésel y gasolina? ¿Son algo sostenibles?

Bien, vayamos por partes y empecemos por la base analizando qué tipos de contaminantes generan los coches de combustión.

Los vehículos diésel y gasolina generan distintos gases contaminantes, pero principalmente nos centraremos en dos: el dióxido de carbono (CO2) y el óxido de nitrógeno (NOx).

¿Cómo se producen estos gases y cómo afecta cada uno?

El CO2 se produce por la quema de combustible y su posterior expulsión por el tubo de escape, mientras que el NOx, es el gas producido durante la combustión a muy alta temperatura en una atmósfera rica en oxígeno como es la de nuestro planeta.

Como todos sabemos, el CO2 es el principal causante del efecto invernadero, por lo que afecta directamente a la salud de nuestro planeta aumentando su temperatura y provocando el tan popular calentamiento global.

Los gases NOx son aquellos que afectan directamente a la calidad del aire y por consiguiente, afectan directamente a nuestra salud y a la del resto de seres vivos.

A continuación, podemos ver la lista completa de gases que genera cada motor:

Gases contaminantes que emiten los coches de diésel:

  • Nitrógeno
  • CO2
  • Agua
  • Oxígeno
  • Dióxido de azufre
  • Hollín
  • Hidrocarburos
  • Óxidos nítricos
  • Monóxido de carbono

Gases contaminantes que emiten los coches de gasolina:

  • Nitrógeno
  • CO2
  • Agua
  • Hidrocarburos
  • Óxidos nítricos
  • Monóxidos de carbono
Tubo escape

Una vez dejado claro cuáles son los dos gases más contaminantes, vamos a ver qué contamina más a día de hoy, un diésel o un gasolina.

Debido a un ciclo de vida mucho más largo, el diésel es el claro vencedor en cuanto a contaminación se refiere, pero esto es mucho resumir y queremos ver en más detalle el porqué.

Hasta hace unos quince años aproximadamente, el motor diésel generaba más gases de efecto invernadero (Co2), pero al consumir menos que un motor gasolina terminaba compensando las emisiones.

Pero todo esto ha cambiado y más en los últimos cinco años, los motores de combustión (tanto diésel como gasolina) han mejorado mucho en eficiencia, se han incorporado aditivos y se han reducido las cilindradas y potencias.

Estas mejoras han hecho que estos motores no perjudiquen tanto al medio ambiente.

Los motores diésel, gracias a estos avances, han reducido las emisiones de NOx en un 90% alcanzado casi casi las cifras de un gasolina, además, dado que consumen menos, también se ha reducido el CO2 que emiten a la atmosfera situando al diésel en un 12% frente al 14% de un gasolina. En el caso de los motores diésel, ésto es posible entre otras mejoras gracias al aditivo AdBlue que alimenta nuestros motores desde el año 2014, año en el que entró en vigor la normativa EURO6.

    deposito-diésel

    ¿Qué es el AdBlue y qué tipo de contaminación reduce?

    Es un compuesto que ayuda a reducir las emisiones contaminantes de un motor diésel, ¿pero de qué se compone? ¿Cómo funciona?

    El AdBlue es un líquido que no contamina, incoloro, inoloro, no inflamable y que no es toxico, está compuesto por agua desionizada y un 32.5% de urea. La función de este aditivo es transformar los gases NOx, gracias a una reacción química llamada RCS (Reducción Catalítica Selectiva). Ésta, gracias a su mezcla, hace menos nocivas las emisiones al transformarlas en nitrógeno y vapor de agua.

    La mala fama de los diésel principalmente se debe a que en países como España tenemos un parque automovilístico muy antiguo y hay miles de vehículos diésel circulando con la normativa anterior a la actual (EURO6).

    calle-coches

    Como comentábamos, no todo depende del AdBlue, que solo afecta a los motores diésel, entonces ¿qué pasa con los motores gasolina?

    La eficiencia de los motores de gasolina actuales no es la que era hace quince años, los fabricantes han reducido cilindradas y potencia, han añadido catalizadores y han implementado nuevos sistemas “digitales” que regulan la correcta gestión del motor.

    Si hablamos de sostenibilidad comparando los vehículos de combustión con los combustibles ECO, hay que decir que en el día a día cualquier híbrido enchufable (PHEV) o cualquier vehículo 100% Eléctrico (EV) será menos contaminante.

    Pero la realidad es que, si el proceso de fabricación de un PHEV o un EV no se hace mediante energías renovables y materiales reciclados, el impacto de éstos será mayor. Este apunte os habrá dejado algo impactados, pero todo tiene su explicación:

    Un vehículo PHEV o EV contamina más en la fabricación que uno de combustión, la diferencia es que el vehículo PHEV o EV compensa dicha contaminación durante su ciclo de vida (uso diario), mientras que un motor de combustión no, ya que cada día que lo usamos contaminamos.

    Pero, ¿qué contamina más, un vehículo diésel o uno gasolina?

    Esta es la respuesta que todos buscamos y la realidad a día de hoy es que contaminan prácticamente igual, pero de forma diferente ya que provocan emisiones distintas.

    Como conclusión final y como he comentado en otros artículos, la elección del tipo de combustible debe estar centrada en nuestros hábitos de uso y en nuestro día a día.

    Espero que este post nos haga ver con otros ojos a los motores diésel y gasolina que aún nos acompañarán por lo menos los próximos 14 años, fecha en la que como todos sabemos se “prohibirá” la fabricación de los mismos.

    Más artículos: