965 08 80 22

Nuevas tecnologías

Pila de hidrógeno: ¿El futuro de la movilidad sostenible?

escrito por @Fran Maciá

Con el fin conseguir reducir las emisiones de CO2 de las flotas, la movilidad sostenible es actualmente uno de los principales objetivos de las marcas del sector automotriz. Como fruto de la evolución hacia la sostenibilidad, con el paso de los años se han ido mejorando las tecnologías de propulsión CERO emisiones ya presentes como la de los vehículos eléctricos e híbridos, incrementando sus autonomías y acelerando sus tiempos de carga, y se han desarrollado nuevas tecnologías como por ejemplo la pila de combustible de hidrógeno.

hidrogenera

 Aunque todavía es una tecnología desconocida para muchos ya que apenas se han fabricado y comercializado modelos en serie, se trata de una tecnología inventada a mediados del siglo XIX. En 1842 el físico galés William Grove demostró que era posible generar energía eléctrica a partir de la reacción electroquímica del hidrógeno y el oxígeno, y esto dio pie al invento de la pila de combustible de hidrógeno, denominada “Fuel Cell” en inglés. Aunque de manera oficial en la historia de la automoción, el primer vehículo movido con la tecnología de pila de combustible de hidrógeno, fue el prototipo llamado GM Electrovan, construido por General Motors en 1966 sobre la base de una GMC Handi-Van, fue unos años atrás cuando se aplicó esta tecnología sobre un vehículo agrícola. En 1959, el ingeniero norteamericano Harry Karl Ihrig, reemplazó el motor de combustión interna por uno de pila de hidrógeno en un tractor Allis-Chalmers. Con el paso de los años, las marcas han ido evolucionando para optimizar esta tecnología y conseguir comercializar modelos en serie. Actualmente en el mercado podemos encontrar marcas como Honda, Toyota o Hyundai, que ya comercializan un modelo propulsado por pila de hidrógeno, y otras marcas como BMW, Jaguar o Land Rover esperan presentar modelos próximamente.

BMW Hidrogeno

Funcionamiento de la pila de hidrógeno

pila-hidrogeno-vehiculos

Una vez conocidos los orígenes de la pila de hidrógeno, vamos tratar de explicar su aplicación y funcionamiento sobre un vehículo.

El vehículo de pila de hidrógeno (FCEV – Fuell Cell Electric Vehicle) es propulsado por energía eléctrica al igual que un vehículo eléctrico (BEV – Battery Electric Vehicle), a diferencia de que este se recarga de hidrógeno a alta presión a través de una hidrogenera (estación de servicio que dispensa hidrógeno). El hidrógeno recargado a alta presión se almacena en un depósito, que es el encargado de abastecer a la pila. Se inyecta aire (oxígeno) obtenido del exterior a la pila junto al hidrógeno y en su interior se genera una reacción electroquímica de la cual se obtiene energía eléctrica y agua. La energía eléctrica se almacena en una batería que es la encargada de abastecer el/los motores eléctricos del vehículo. Por otro lado, el agua generada en la pila por la reacción electroquímica, es expulsada a través del tubo de escape.

Ventajas y desventajas

El vehículo de pila de hidrógeno tiene ventajas y desventajas respecto a su competidor más directo como es el vehículo 100% eléctrico.

 Una de las principales ventajas es el tiempo de recarga, que se estima en una media de 5 minutos y es una práctica muy similar a la de repostar un vehículo de combustión interna (diésel o gasolina). La autonomía también es un factor a tener en cuenta y actualmente algunos modelos ya alcanzan autonomías similares a la de los vehículos de combustión. Otro punto a favor es que se trata de una tecnología CERO emisiones, siendo agua el único residuo generado.

Como primer y principal punto desfavorable, actualmente solo disponemos de cuatro hidrogeneras para poder repostar con un vehículo de pila de hidrógeno en España, situadas en Castilla-La Mancha, dos en Madrid y otra en Aragón.

 A la hora de adquirir un vehículo con esta tecnología nos encontraremos también con el inconveniente de su elevado precio, debido a que su fabricación es mucho más costosa que la de un vehículo eléctrico o de combustión.

 Por último, el método de obtención del hidrógeno para suministrar a las hidrogeneras y posteriormente a los vehículos de pila de hidrógeno, es un punto a tener en cuenta cuando hablamos de sostenibilidad. Aunque es posible obtener el hidrógeno a través de energías renovables produciendo hidrógeno CERO emisiones, actualmente más del 95% de hidrógeno se extrae a través de combustibles fósiles y emite una gran cantidad de CO2.

En definitiva, aunque a día de hoy la automoción está evolucionando hacia la movilidad 100% eléctrica, si en un futuro se mejora la infraestructura de hidrogeneras, así como los costes de fabricación y el proceso de obtención del hidrógeno, los vehículos de pila de hidrógeno podrían ser un duro rival de los vehículos eléctricos como alternativa a la movilidad sostenible del futuro.

Más artículos:

Para que no te pierdas nada

Newsletter

Si apuestas por el cambio, suscríbete y estarás al día de los últimos consejos para moverte de forma sostenible.