965 08 80 22

Carreteras del futuro

Así son las carreteras inteligentes del futuro

escrito por @Carmen Tolsá

¿Te imaginas cargar tu vehículo mientras circulas? Sin bajar del coche. Pues esto ya es una realidad en Suecia.

 

2.000 km de carretera recargarán los coches mientras circulan. Son las denominadas “autopistas eléctricas”. El objetivo de los suecos es construir una red de carreteras eléctricas de 2.000 km para 2030, y sin emisiones de cara a 2045. Es la llamada ElectReon, y ha sido probada como parte del Proyecto SmartRoad Gotland.

El primer tramo de esta revolucionaria obra de ingeniería fue probada a finales de 2020 por un camión eléctrico de servicio pesado. Recibió un promedio de 70 kW de carga mientras conducía a una velocidad de 80 km/h. Y desde el pasado octubre, un autobús eléctrico empezó su período de prueba, en condiciones reales con hielo y con nieve, sobre este sistema de carreteras eléctricas (ERS).

¿Cómo funcionan las “autopistas eléctricas”?

Por ejemplo, la tecnología inductiva patentada por ElectReon, permite a los vehículos eléctricos ser cargados en movimiento. La carga es posible gracias a unas unidades subterráneas formadas por bobinas de cobre bajo el asfalto. La energía es enviada por una unidad de gestión de la red eléctrica a la infraestructura vial y, a su vez, se comunica con los vehículos equipados con receptores que envían la energía directamente al motor y la batería.

Y todos los vehículos que estén registrados dentro del sistema, serán administrados por una unidad de control central que opera desde la nube. ¡Qué fácil parece!

El proyecto finalizará en la primavera de 2022, momento en que Suecia tiene la intención de implementarlas a gran escala en todo el país.

La movilidad del futuro 

Varios países están impulsando un futuro más sostenible y sin emisiones de carbono, (aunque muchos pensamos que deben darse un poco más de prisa…) a través de su apoyo a los vehículos eléctricos, pero también a toda la infraestructura de recarga que estos nuevos vehículos conllevan.

La movilidad es cada vez más digital, y lo que la lleva hacia una mayor automatización y un aumento de la conectividad.  Y ese es el objetivo de las carreteras del futuro, además de que sean más seguras y respetuosas con el medio ambiente. Vehículo, carretera y conductor están conectados, y se pueden comunicar entre sí.

Un estudio realizado por el Grupo de Redes de Computadores-DISCA de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), junto a la Universidad de Zaragoza, el Centro Universitario de la Defensa y la Universidad Nacional de Tsing-Hua, en Taiwán, se centra en los avances y proyectos tecnológicos más pioneros puestos en marcha en países como España, Japón, Reino Unido, Suecia o China, que revolucionarán totalmente la forma que tenemos de desplazarnos el concepción de carretera que tenemos en la actualidad.

carretera-edificios-ciudad

Todos esos proyectos tienen algo en común: las carreteras ya no se limitan a ser una mera infraestructura física, sino que se convierten en autopistas de la información, capaces de comunicar datos y mensajes de cualquier tipo.

De esta forma, se les otorga una inteligencia impensable hace apenas unas décadas.

Y todo ello gracias a los grandes avances en materia de telecomunicaciones, el 5G o la computación en la nube, entre otros.

Las carreteras se convierten en “autopistas de información”

Que la propia carretera la que te avise de la temperatura exterior, o de si hay alguna retención un poco más adelante. Señales inteligentes, pinturas fotoluminiscentes… A continuación, os resumimos los 4 avances tecnológicos que esperamos ver más pronto que tarde en muchas carreteras del mundo:

  1. Pinturas fotosensibles y dinámicas

Cada vez son más las carreteras en el mundo que cuentan con pinturas fotosensibles en las marcas viales, que ayudan a iluminar la carretera durante la noche, recargándose durante el día gracias a la luz solar, ayudando a reducir los accidentes de tráfico nocturnos por salida de vía, principalmente en las carreteras secundarias, y también el consumo de alumbrado público.

Pero el verdadero avance en pintura que encontraremos en las carreteras inteligentes será el de las pinturas dinámicas, capaces de transmitir información al conductor sobre la temperatura o las condiciones climatológicas de la calzada, cambiando de color o generando símbolos en el propio pavimento de la calzada. Así podremos esquivar alguna que otra placa de hielo 😉

  1. Conectividad basada en la nube

La conexión entre la vía y el conductor es clave en estas carreteras inteligentes. Además del resto de elementos que interactúan en una vía, como puedan ser peatones y pasos de cebra, semáforos y señales, o el resto de los vehículos. Todos estarán conectados a través de la tecnología 5G, permitiendo reducir los atascos y los tiempos de los desplazamientos.

  1. Generación de energía al conducir

Se está estudiando también la posibilidad de generar energía limpia mientras conducimos, aprovechando el aire que producen los propios vehículos al conducir, o incluso crear carreteras que sean capaces de almacenar y transformar la energía solar, tal y como hacen los panales fotovoltaicos que conocemos actualmente.

  1. Corredor eléctrico

Y como os contábamos al principio del este post, la innovación más significativa y que parece ya estar poniéndose en marcha, es el de las “autopistas eléctricas”. Estas nuevas vías de carga automática funcionarán con todo tipo de vehículo eléctrico, incluidos turismos, autobuses, camiones y los futuros coches autónomos.

En España:

Según un estudio publicado por la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM), tan solo un 20% de los coches está conectado, y hasta el 2030 no lo estará el 40%, fecha en la que el sistema de carreteras inteligentes debería estar preparado.

Movilidad 2030, es el plan liderado por la compañía española Indra, cuyo objetivo es dar respuesta a cuatro tendencias en cuanto a movilidad: conectada, compartida, eléctrica y automatizada”.

Coche-electrico-m40-madrid

El plan también desarrollará sistemas de predicción del estado del tráfico, basados en técnicas de deep learning, que incluyan, al propio coche como una fuente de información adicional, como ya ocurre con aplicaciones como Waze.

En el proyecto tiene un peso significativo la investigación universitaria, participando un total de universidades, requisito indispensable para recibir la financiación de 9 millones de euros del programa Misiones Ciencia e Innovación del CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial).

Además de estas 10 universidades, son 5 las empresas privadas que conforman este proyecto:

Ficosa colabora con el desarrollo de sistemas avanzados de asistencia a la conducción, y ADAS en el diseño de antenas para poder recibir información de las infraestructuras.

Disid Corporation contribuye con el diseño de la plataforma que proporciona datos de los coches conectados.

Wallbox participa en la creación de un sistema de carga inductiva para vehículos eléctricos.

Iberdrola aporta soluciones para optimizar la autonomía del coche eléctrico y también ayuda con un planificador para recalcular la ruta y así llegar a tiempo hasta el punto de recarga más cercano.

Según la compañía, el proyecto servirá de herramienta para contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Más artículos:

Para que no te pierdas nada

Newsletter

Si apuestas por el cambio, suscríbete y estarás al día de los últimos consejos para moverte de forma sostenible.