965 08 80 22

Conducción autónoma

LA CONDUCCIÓN DEL FUTURO: CONDUCCIÓN AUTÓNOMA

escrito por @Fran Macia, BMW Genius!

Series y coches futuristas

Muchos de vosotros recordaréis la famosa serie de los años 80, protagonizada por Michael Knight y su famoso “Coche Fantástico” llamado KITT (Knight Industries Two Thousand / Industrias Knight 2000), un Pontiac Firebird Trans Am equipado con IA (inteligencia artificial) que hacía que el vehículo fuera capaz de conducir de manera totalmente autónoma, hablar e interactuar como si de una persona real se tratase, emitir rayos X y un largo etcétera.

Otra película que causó sensación en el año 2004, y que los que no llegaron a conocer la serie del “Coche Fantástico” seguro que conocerán, fue “Yo, robot” protagonizada por Will Smith y su Audi RSQ Concept, prototipo del que a día de hoy conocemos como Audi R8. En esta película inspirada en el año 2035, podemos ver varias escenas en las que Will Smith duerme o lee el periódico mientras el vehículo conduce de forma autónoma.

“ En definitiva, estos son algunos de los ejemplos de prototipos que utilizaban la conducción autónoma y los sistemas de asistencia a la conducción, que nos sorprendía al verlos en las películas de ciencia ficción hace unos años, trasladándonos a un futuro muy lejano que ya está aquí, forma parte del presente y ha venido para quedarse.”

En este post vamos a tratar de definir la conducción autónoma en un vehículo, distinguir todos sus niveles y ver en qué consisten según el número de asistencias.

volante-bmw-bena.es

¿Qué es un vehículo autónomo? Un vehículo autónomo, como su propio nombre indica, es aquel que es capaz de conducir de forma autónoma, sin necesidad de intervención humana, gracias a una serie de radares, sensores, cámaras, software y demás elementos tecnológicos.
Pero no todos los vehículos autónomos son iguales, por lo tanto, según su grado de automatización, la Sociedad de Ingenieros Automotrices (SAE) distingue 6 niveles:

Nivel 0.

El vehículo no dispone de ningún tipo de sistema que asista en la conducción al conductor.

Nivel 1.

El vehículo contiene ayudas a la conducción longitudinales o laterales (nunca las dos de forma simultánea). Estos sistemas son por ejemplo asistentes de aparcamiento (que solo accione el volante de forma autónoma y el conductor sea el responsable del control de los pedales), el control de crucero normal o adaptativo, o el sistema de mantenimiento de carril. Este nivel de conducción autónoma está pensado para que el conductor pueda realizar los trayectos de una forma más cómoda y segura.

Nivel 2.

En este nivel, el vehículo se hará cargo tanto de los movimientos longitudinales como laterales, y estos pueden actuar de forma simultánea, aunque el conductor será el responsable de la conducción en todo momento ya que estos sistemas tienen ciertas limitaciones. Como ejemplos, el asistente de aparcamiento con intervención en la dirección y pedales, o el control de crucero adaptativo (regula velocidad y distancia respecto al vehículo que le precede) funcionando simultáneamente con el sistema de mantenimiento en el centro del carril (conducción semiautónoma), que puede llegar a conducir solo unos segundos, en tramos de autovía y autopistas con curvas amplias. En este nivel el vehículo no está preparado para ejecutar una respuesta ante obstáculos.

Nivel 3.

En el nivel 3, el vehículo está completamente preparado para realizar movimientos longitudinales y laterales simultáneamente, a la vez que puede ejecutar una respuesta ante un obstáculo modificando su trayectoria. En este nivel los sistemas siguen teniendo limitaciones en algunos casos, con lo cual, aunque el conductor puede dejar de intervenir en la conducción, en caso de que el sistema alerte de algún fallo, el conductor es el responsable de intervenir de forma inmediata.

Nivel 4.

Un vehículo con tecnología de nivel 4 tiene una automatización muy alta y es capaz de conducir de una forma totalmente autónoma sin precisar la intervención humana en ningún momento. En caso de fallo, el propio vehículo dispone de un sistema de respaldo que es capaz de realizar sin ayuda, las acciones necesarias para conducir hasta la situación de mínimo riesgo. Sin embargo, sigue habiendo algunas limitaciones por parte del sistema que pueden impedir que el vehículo pueda seguir conduciendo en ciertas situaciones. En el caso de que el vehículo registre algún fallo, tratará de detenerse de forma segura. El conductor podrá tomar el control del vehículo.

Nivel 5.

Un vehículo de nivel 5 es el que denominamos vehículo autónomo. Desaparece la figura del conductor ya que este es capaz de conducir bajo todo tipo de situaciones, sin limitaciones y sin necesidad de un ser humano que lo supervise. Un vehículo de este nivel, podría incluso prescindir de un puesto de conducción con volante y pedales, convirtiéndose en una capsula de transporte de pasajeros.

En resumen, a día de hoy por legislación el máximo nivel permitido en los vehículos es el nivel 2, en el que el conductor es SIEMPRE el responsable. Es considerado vehículo autónomo a partir del nivel 3 donde el responsable pasa a ser el vehículo, bajo la supervisión del conductor.
Aunque empresas como Uber, Apple, Waymo, Alphabet o Tesla entre otras, están trabajando sobre prototipos muy avanzados, actualmente NO EXISTE ningún vehículo capaz de alcanzar el nivel 5 de conducción autónoma, ni se espera en un corto/medio plazo.

conduccion-autonoma-benga.es